jueves, 15 de junio de 2017

Castillo Azul

El hombre de mi vida entró en mi camino como una canción;
su cuerpo, sus palabras y su voz entonaron mis entrañas con sus melodías.

Ese hombre que habitaba en un mundo paralelo al mío,
un ser totalmente diferente a lo acostumbrado.
Una persona fascinante, llena de ideas, temores, amores y desamores.

Un hombre con millones de historias para contar,
con cientos de caricias para sembrar en mi piel.
Un sueño anhelado, con infinitas posibilidades para vivir.

El hombre de mi vida,
que encendió con sus ojos todas mis emociones,
a quien buscaba con mi mirada,
insistentemente,
quien parecía imposible de alcanzar.

Ese hombre que existe en cada uno de mis pensamientos.
Ese hombre que respira por mis poros y que hace parte de mi castillo azul.