martes, 1 de noviembre de 2011

Aún estás Aquí...

La tristeza ha vuelto a inundar  mi corazón, sé que debo sanarlo con mi voluntad, pero es que eres como un boomerang, vuelves y vuelves y me das muy fuerte aquí en dónde antes me hacías tan feliz.
Tu recuerdo es inevitable, es una noticia diaria, es un sueño constante, penetraste mi inconsciente durante tanto tiempo que ahora estás en mí, como un tatuaje. 
En este instante le perturbas la existencia a mi nuevo amor, porque siempre, cada segundo y en cada conversación estás tú y tu vida. Eres mi preocupación aún, porque te aprecio, porque te amo, pero ya lo sabes ahora mi amor hacía vos no es el de antes, ahora te amo como a una persona que me dio muchos años de alegría de felicidad. Oro a Dios por ti todos los días de mi vida, porque fuiste grande conmigo, porque me diste mucho quizá más de lo que yo te pude dar, te agradezco de la mejor manera que puedo hacerlo y es haciéndote existir en mí. 

1 comentario:

Laura Caro dijo...

Cuando se ama de verdad algo queda dentro para siempre...

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario en mi blog.

Un abrazo grandote.