martes, 2 de agosto de 2011

Fantasía de Amor

Siento tus manos recorriendo mis senos, descienden por mi estomago, se acercan a mi ombligo, bajan mi cierre. Tus manos desabotonan mi jean descaderado y ajustado. Tus ojos grandes y amielados descubren mis brasileras con moños encintados. Tus ojos encendidos en fuego buscan mi esencia, encuentran mi néctar y te llevan a mis ojos, a un encuentro furtivo, a un baile con mi pupila. Sostienes tu mirada frente a mí, tu iris pide permiso para seguir la velada con mi piel, con mi cuerpo. Mis ojos y mi mente son tuyos no los puedo despegar de ti.

Eres ese amante al que amo, con el que quiero hacer el amor, con el que deseo tener sexo. Tus brazos surcan los aledaños de mi espalda, me sostienen en un vuelo hacía el cielo, me dan vueltas, me estremecen. Tus brazos fuertes, y tonificados me inyectan fuerza, poder para continuar, para resitir el amor después del amor. Tus brazos me recuestan sobre la cama, y tus dedos bajan por mi espina dorsal y suben por esa misma avenida indecisos porque no saben en dónde estacionarse. Entonces, llega tu lengua, ese copiloto que decide detenerse en mi espalda, besarla desde el cuello hasta el hoyo que Dios me dió para procrear. En nuestro amor, en nuestra intimidad hay cabida para la fantasía, para iniciar un rompecabezas con la imaginación.

Tus labios se mecen por mi cuello, por mi clavícula, la gravedad los hace dirigirse a mi pecho. Una vez estando allí, se instalan para beber el agua de la vida, el alimento para vivir. Tus labios, satisfechos le agradecen a mi boca con besos húmedos, besos profilácticos, besos espirituales porque me llegan al alma. Tus besos son gravitacionales porque lo que está arriba llega abajo...ahora sí, estoy lista para recibir tu ser, para que hagas parte de mí,para que hagamos realidad lo que reza el matrimonio, hombre y mujer son una sola carne.

En ese camino, de altibajos, en esa montaña rusa del amor, en esa invencible sensualidad, en esa imagen crepuscular de cuerpos sudados amándose entre sí, se eriza mi piel y mis ojos se abren, porque todo lo que sucedió fue sólo una fantasía, una fantasía de amor.

1 comentario:

Laura Caro dijo...

Vine a devolverte la visita y me gustó lo que leí.
Con tu permiso, me quedo a tu lado.
Un abrazo.